La ciencia ficción podría definirse como el campo de lo posible, y el paso de los años ha demostrado que las tecnologías que antaño se creían utópicas, hoy pueden estar al alcance de la mano. Este es el caso de la Inteligencia Artificial (IA), la cual ya se encuentra en nuestros celulares y en muchas de nuestras herramientas de trabajo. Por supuesto que todo avance tecnológico suscita dudas, las cuales no fueron ajenas al cine contemporáneo, ni a ninguna época histórica con cada salto evolutiva en la técnica. En este artículo tomamos el ejemplo de tres películas que hablan sobre Inteligencia Artificial, para meternos en la mente de esos cineastas que nos dan visiones de los posibles futuros a los cuales nos enfrentamos, y como diseñadores, creativos, arquitectos que somos, tomar inspiración o advertencias de lo que puede ser nuestro futuro.

Películas de ciencia ficción

Ex Machina

A inicios de los años setenta, un ambicioso Stanley Kubrick compraba los derechos de “Los superjuguetes duran todo el verano” de Brian Aldwiss. Veinte años después contrataría a un conjunto de guionistas para adaptar la historia y, solo después de su fallecimiento, empezaría la producción de Inteligencia Artificial (Spielberg, 2001). La cinta de Spielberg daría lugar a infinidad de películas sobre el asunto, pero aquí elegí para Generative Ways mis tres favoritas:

Ex Machina (Garland, 2014). Quienes somos aficionados al ajedrez tememos enfrentarnos a la “máquina” en una partida. Claro que la “máquina” de hace unos años ya no es la misma: en la actualidad la inteligencia artificial puede generar “errores” en sus movimientos ¿Qué pasaría si estuviéramos dentro de un juego sin saber que estamos jugando? Probablemente, el juego se complicaría aún más si competimos contra una inteligencia artificial, y eso es lo que plantea Ex Machina. En esta película ganadora del Oscar, Caleb (el protagonista) deberá hacerle el test de Turing a Ava, una inteligencia artificial humanoide, que llevará las emociones del protagonista al límite.  

Yo Robot

Yo, Robot (Proyas, 2004). Esta película fue la que abrió mi mente a las posibilidades de la robótica y la inteligencia artificial. Estaba viendo por primera vez a un robot humanoide capaz de soñar y hacer creaciones artísticas. Es decir que la relación hombre-máquina cambiaba radicalmente, y los límites de la humanidad se volvían difusos. Como si esto fuera poco, también se plantea la posibilidad de una inteligencia artificial que ignore sus propias reglas de funcionamiento. La película está basada en “Hardwired”, una colección de cuentos de Isaac Asimov y fue nominada al Oscar a Mejores Efectos Visuales.

Will Smith bajando de su Audi RSQ, una maravilla de diseño automotor por parte de la empresa alemana. El auto fue creado específicamente para la película.
Compra curso de Rhino con dto del 50% con Criptomonedas

Si no tienes criptomonedas, y quieres aprovechar la promoción, entonces escribenos y te ayudaremos a que tengas criptomonedas para que puedas realizar el pago.

Her

Her (Jonze, 2013). Es probablemente mi película favorita de las tres, y quizás la más optimista respecto a las posibilidades de la Inteligencia Artificial. Aquí Theodore, un escritor, se enamora de Samantha una asistente virtual (IVA) dotada de inteligencia artificial. Si bien la problemática de la inteligencia artificial no se trata a través de un conflicto violento como en las anteriores, si tiene un enfoque dramático. Aquí surgen preguntas como ¿puede el amor trascender los límites físicos?¿Cuáles son los límites aceptables respecto a nuestra vinculación con la tecnología? Una de las cosas más interesantes sobre Samantha es que es una IA con capacidad creativa y sintiente por lo que puede componer música y tener sensaciones de placer, enojo o tristeza. Al ser una asistente virtual también cumple la función de organizar las actividades diarias de Theodore e incluso impulsa su creatividad. Por este motivo, creo que esta película y este artículo podría muy bien dialogar con el artículo de Seed sobre Architectural Skin donde se muestra como los algoritmos pueden fomentar nuestras actividades creativas y simplificarlas.

En Her, las IA ayudan a mejorar el potencial creativo de la humanidad. Aquí vemos a Theodore, en su ámbito laboral el cual es armónico y minimalista.

En el mundo real

Investigación y artículos

En los últimos años han surgido varios artículos periodísticos que plantean las posibilidades y repercusiones respecto a sentir sentimientos románticos por un ser inteligente no humano, catalogado como “robot”, varios de las cuales están inspirados en películas como Her y Ex Machina. De hecho, incluso Alex Garland hizo declaraciones sobre la posibilidad de futuras relaciones románticas entre humanos e inteligencias artificiales/robots.

inteligencia-artificial-emocional
Investigadores de la Universidad Nacional de Investigación Nuclear de Moscú han creado un sistema llamado Virtual Actor que nos acerca a las relaciones emocionales entre humanos y robots.

Por otra parte, a nivel académico han surgido diversas investigaciones respecto a la relación entre humanos y robots/ia, inspiradas por la ciencia ficción pero con mayor anclaje a la realidad y con vistas al futuro. Es así que un libro como Robot Ethics 2.0 se pregunta si podemos amar a un robot por su mera funcionalidad para satisfacernos o si el amor debe surgir como preocupación por sus sentimientos.

Otra investigación interesante es aquella que se preocupa por la roboética, la cual mediaría la futura relación social entre robots y humanos. En Roboethics: Fundamental Concepts and Future Prospects, Spyros G. Tzafestas propone un campo de aplicación, para esta nueva disciplina, bastante amplio: la roboética médica, la ética de los sociorobots, la roboética de la guerra e incluso la ética de los automóviles autónomos. A pesar de lo utópica que parece esta propuesta se basa en un principio básico: todos tenemos una ética laboral, y por lo tanto si en el futuro vamos a trabajar con robots o inteligencias artificiales ellos también deberían tener una ética.

Transhumanismo

Tanto en Ex Machina como Her se intuye una corriente de pensamiento transhumanista, lo que no quiere decir que esas películas lo apoyen, sino que se inspiran en él para desarrollar sus narrativas. El transhumanismo es una corriente de pensamiento, que considera posible la superación de los límites físicos y mentales del ser humano a través del mejoramiento tecnológico. E incluso plantea la posibilidad de separar la mente del cuerpo. Es así como desde los años 60s se ha estado desarrollando esta filosofía que, con sus ramificaciones políticas, ya podemos sentir en la actualidad, junto con sus avances científicos. Entre todos ellos, tenemos al de millonario ruso Dmitry Itskov , que pretende desarrollar el primer cyborg del mundo, además de que su finalidad es dar la inmortalidad a las personas a través de traspasar su conciencia a alguna máquina.

millonario ruso Dmitry Itskov titulado 2045 avatar
Se intentará trasplantar el cerebro de un humano dentro de un cuerpo robótico en 2025, vamos, com0 en la peli de Robocop.

En la película Her se observa una sociedad, donde la Inteligencia Artificial no tiene un cuerpo, Samantha es una IA cuyo único reflejo de corporalidad es su voz. Ambas inteligencias mostradas en las películas ya las tenemos en la realidad, ciertamente no tan avanzadas, pero nos hacen pensar en que cualquiera de esos escenarios, o que en un combinado de estos, será nuestra realidad futura. Tenemos en frente un gran desafío como humanidad, no ya sólo en saber controlar la IA, sino en definir o redefinir qué es el “ser humano” desde la participación ciudadana, o bien, dejar que las grandes corporaciones redefinan nuestra esencia humana, hasta tal vez, llegar a que nuestra espiritualidad sea vea afectada.

Inteligencia Artificial en la arquitectura y diseño

En el plano de la arquitectura, el diseño y la ingeniería, las posibilidades de la utilización de la IA como herramienta son prácticamente infinitas. Lo que actualmente se destaca es el uso del diseño generativo como rama de la inteligencia artificial. Como ha pasado en otras épocas, los empleos se verán transformados. Algunos se verán sumamente amenazados y tal vez desaparezcan, otros serán transformados por la implementación de diversos tipos de algoritmos a cada proceso en los flujos de trabajo. El reciclaje profesional, adquirir nuevas habilidades, es la base para mantenerse dentro del mercado, con todos estos nuevos cambios que traerá la inteligencia artificial.

Actualmente, la inteligencia artificial vinculada al diseño generativo, se esta convirtiendo rápidamente en una técnica para encontrar las piezas o diseños más eficientes para una necesidad en concreto, abaratando tiempos de uso de máquina, y cantidades de material.

generative design inteligencia artificial
Ejemplo realizado con Siemens NX, el diseño generativo se esta usando con la inteligencia artificial para obtener piezas cada vez más optimizadas

Dentro de lo que es el diseño, arquitectura y también ingenierías relacionadas, si quieres empezar por entrar en el mundo de la inteligencia artificial, te recomendamos el programa de “Diseño algorítmico: paramétrico – generativo Experto”, desde Generative Ways. Te podemos ayudar a explorar el potencial de la IA, por otro lado, la gente de SEEDstudio, apoyados por el Ayuntamiento de Barcelona, han creado el programa: de Co-creación procedural. Puedes participar en este activamente sin importar donde te encuentres, y realizar diseños a través de algoritmos que, pretendemos, se conviertan en inteligentes y así crear un sistema de inteligencia artificial para el diseño.

Por otro lado, también nuestros socios de SEEDstudio, permiten descargar una herramienta llamada DEBB que han desarrollado para crear fachadas de edificios, separaciones de interiores o falsos techos, a través del sistema constructivo de la empresa Denvelops, reduciendo los tiempos de trabajo de modelado 3D. Donde antes se hacían durante un mes trabajando dos personas, ahora con esta herramienta, puedes hacer la misma fachada en pocos minutos. También te dan dos cápsulas gratuitas para que aprendas a usar a DEBB a través de nuestra plataforma. Accede desde estos links a la: cápsula 1 y cápsula 2.

Ejemplos en el diseño y la arquitectura

Tipos de Inteligencia Artificial

Con el objetivo de profundizar un poco más sobre el campo de la inteligencia artificial, es interesante señalar que no existe solo un tipo de inteligencia artificial, sino cuatro según Arend Hinze.

Tipo 1 / Máquinas recreativas

Las de primer tipo son llamadas máquinas reactivas y se caracterizan por ser incapaces de “formar recuerdos” o basarse en experiencias pasadas para tomar decisiones. Un ejemplo de este tipo es la supercomputadora Deep Blue, la cual fue capaz de ganarle al ajedrez a Gari Kasparov. Esta máquina tenía la capacidad de reconocer piezas del tablero, predecir movimientos y tomar las mejores decisiones a la hora de jugar, pero no contaba con “ningún concepto del pasado”.

Tipo 2 / Memoría limitada

El segundo tipo de IA son llamadas de “memoria limitada”, estas podrían hipotéticamente “mirar hacia el pasado”. Como ejemplo encontraríamos a los vehículos autónomos porque son capaces de “monitorear objetos específicos y monitorearlos a lo largo del tiempo”.

Es decir, aquí hay cierta toma de decisiones basada en el pasado y un uso de “representaciones preprogramadas”. Sin embargo, el uso de la memoria es limitada: las “piezas de información” son “transitorias”. Este tipo de IA no puede acumular experiencias por años como lo hace un ser humano.

Tipo 3 / Teoría de la mente

Las de tercer tipo (teoría de la mente) serían aquellas que además de formar “representaciones sobre el mundo” también forman representaciones sobre “agentes o entidades”. Aquí habría una conciencia sobre cómo los seres sintientes y los objetos pueden o deberían afectar nuestro comportamiento, lo cual sería una regla básica de un futuro comportamiento social.

Tipo 4 / Autoconciencia

Las de cuarto tipo implicarían que tengan representaciones de sí mismas, por lo que se habla de autoconciencia. Ya no bastaría con que la IA comprenda lo que es la conciencia, sino que tenga una propia. Como el proceso de autoconciencia es tan complejo –y es lo que nos hace humanos- en este tipo de IA parecen estar involucradas las capacidades de los otros tres tipos: porque implica “la comprensión de la memoria, el aprendizaje y la capacidad de basar las decisiones en experiencias pasadas”.


Con estas tres películas quisimos mostrar distintos enfoques respecto a la Inteligencia Artificial desde la ciencia ficción estadounidense, vinculándolas a la evolución actual en nuestro planeta. Ex Machina y Yo, Robot la piensan desde el techno-thriller y la distopía, mientras que Her enfoca la cuestión desde una perspectiva menos sombría –aunque evitando una posición utópica-. Está en nosotros, definir dónde conducimos, o permitimos, que la tecnología moldee nuestro futuro.

No obstante, me gustaría escuchar sus opiniones respecto a la IA: ¿Crees que la IA puede ayudarte en tu trabajo? ¿Piensas que puede ayudarte a expandir tu creatividad? También pueden sugerirme otras películas que traten el tema.

Para terminar, te dejo este vídeo: How far is too far?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *